Mejorando tu autoestima por medio del ejercicio

Luego de varios años como entrenador profesional comencé a notar algo que casi la totalidad de los participantes tenían en común como una de las razones para iniciar un programa de ejercicios. Normalmente se acercan a mi con el propósito de adelgazar y tonificar, otros por salud, otros para ganar peso o controlar la hipertensión y el colesterol alto pero había una constante que siempre aparecía en la evaluación inicial aparte de lo estético. Y esto es el deseo de mejorar la autoestima. Esto hizo que me preguntara como el ejercicio puede estimular mejoras en esta área y cómo puedo ayudar como entrenador y motivador ayudar a mis clientes en esta área si la autoestima no parece ser un atributo que se mejora con algún ejercicio. Resulta que tanto el ejercicio y el deporte tienen una influencia tremenda sobre la autoestima y la auto imagen. En realidad debe ser fácil de relacionar ya que muchas personas comienzan un programa de ejercicio y dieta porque la imagen de sí mismos no ha sido la mejor y han decidido hacer algo sobre eso.
¿En qué formas el ejercicio mejora tu autoestima?
  • Químicamente: Cuando se hace ejercicio intenso el cuerpo produce hormonas llamadas endorfinas. A estas se le conoce como la hormona de la felicidad. Esta hormona te da una sensación de placer y atenúa los dolores del cuerpo. Cuando se produce en altas cantidades el efecto puede ser similar a la de orgasmo. Por medio del ejercicio las sustancias naturales que produce tu cuerpo te dará una sensación de bienestar duradero haciendo que te sientas bien contigo.
  • Mentalmente: Según te vas poniendo en forma te das cuenta que tus capacidades físicas han aumentado y te sientes más confiada porque sabes que podrás vencer retos físicos que antes ni te atrevas a intentar por miedo a fallar. Ya no te vas a cansar tan rápido y le dirás que si a esas invitaciones que antes rechazabas y hasta vas y retas a tus amistades a ver quien se cansa menos. He tenido clientes que luego de un tiempo entrenando me han dicho: “ ahora salgo a la playa y a caminar con mis amigos y todos se cansan primero que yo”. Este efecto definitivamente te empoderada subiendo tu autoestima. Al cobrar conciencia de esto sube tu autoestima, imagen personal y sentido de bienestar. Esto no depende de tu apariencia física.
  • Físicamente: Al mejorar tu condición física descubres que ahora puedes hacer cosas que antes no podías hacer y se te presentan nuevas oportunidades. Cosas que veías que otros hacen y querías hacer pero al no tener seguridad de si podías o no te hace sentir frustrada y mal contigo mismo pero cuando estás en forma eso ya no es un problema. Antes le huías al reto pero ahora tu perseguirás los retos. Ese viaje en bicicleta, el jugar más con los niños o esa caminata por el Yunque ahora la podrás hacer con mucha confianza y una gran sonrisa. Trataras de no reírte de los que ahora se cansan primero que tu y tu autoestima estará por los cielos.
  • Espiritualmente: Con un programa de ejercicio regular lo que era un límite ya no lo es y el saber que cada mes podrás hacer mas que el mes anterior y esto te da la esperanza de que cada día seras mas fuerte en cuerpo alma y espíritu. Estas tres cosas están unidas entre sí y se afectan mutuamente. Algo a que Dios siempre nos motiva es a tener esperanza y a hacer lo que es correcto con nuestros cuerpos y al mantener cuerpos saludables honramos al Creador quien diseñó el cuerpo, alma y espíritu con un potencial que debemos desarrollar. El ejercicio y buena alimentación es una forma ideal de hacer esto.
  • Científicamente: Dice un especialista en medicina deportiva, el Doctor Ángel bigas Bonamusa “la práctica de deporte de forma regular aumenta nuestra autoestima y fortalece el carácter”. También un estudio hecho en la Universidad de Ottawa observó a un grupo que después de 10 semanas de ejercicio a dos veces por semana se sentían mejor en relación a su imagen personal y más competentes socialmente.
Adicionalmente a lo antes mencionado el ejercicio consistente es muy efectivo para combatir el estrés, la depresión y la ansiedad. Y claro, aparte de los beneficios psicológicos tenemos la mejora de la apariencia física al adelgazar y tonificar el cuerpo. El saber que estamos haciendo algo bueno para la salud del cuerpo nos da satisfacción al saber que en lugar de deterioro vamos mejorando con esto estimulando un estado de ánimo y autoimagen más positiva.
Ponte en forma física y emocionalmente por medio de un programa de ejercicio y nutrición diseñado por un profesional del ejercicio. Comunícate conmigo hoy para comenzar ya.